EL RETORNO DEL CÓNDOR AL MAR

A mediados del siglo XIX, naturalistas como Charles Darwin, Enrique Hudson y Perito

Moreno, avistaban Cóndores en la costa Atlántica Patagónica, incluso tan al norte

como la desembocadura del Río Negro. Esta imagen, que supo cautivar a los antiguos

naturalistas, se había perdido con la extinción local de la especie durante más de 170

años.

Sin embargo, a partir de Diciembre de 2003, gracias a un esfuerzo internacional de

conservación denominado “El Retorno del Cóndor al Mar” fue posible reintroducir

la especie en su antigua área de distribución. Desde entonces, 57 ejemplares han

sido liberados en Sierra Paileman, Departamento Valcheta, Provincia de Río Negro.

Gracias a intensos trabajos de campo y sofisticados sistemas de seguimiento de radio

telemetría y transmisión satelital, sabemos hoy que están ganando día a día mayor

experiencia de vuelo, llegando a recorrer distancias mayores a 600 km desde su lugar de suelta, uniendo la cordillera con el mar, evidenciando con sus vuelos los lugares clave para la conservación de estas fabulosas aves en la costa de Patagonia.

Una vez que las aves liberadas fueron madurando, en noviembre de 2009, fue posible descubrir, al estudiar los vuelos satelitales de los cóndores liberados, la ubicación de los primeros nidos de cóndor en la costa atlántica, después de 170 años de extinción de la especie en la zona.

Gracias al constante monitoreo de nidos, desde refugios camuflados, fue posible observar el nacimiento de los primeros pichones en vida silvestre y seguir la crianza por parte de sus padres. Estos pichones, una vez que comienzan sus vuelos, son capturados y marcados para también seguir y estudiar sus desplazamientos. Los sistemas de seguimiento incluyen el uso de microchips, bandas alares, transmisores de radio y transmisores satelitales a energía solar.

Esta moderna tecnología brinda valiosa información para comprender los patrones de sus desplazamientos, en un ambiente tan accidentado y aislado como es la meseta del Somuncurá. Ya son 10 los pichones nacidos en la costa del atlántico. Y el primero de ellos, bautizado Cayu, ya ha alcanzado, a diciembre 2016, plumaje de subadulto, característico con su borla blanca alrededor del cuello. El éxito de estos nacimientos y la supervivencia de los pichones consolidan los alcances del programa de conservación.

27 de Abril 1834. - El lecho del río se estrecha un poco y por lo tanto se hace más rápida la corriente, que hace aquí seis nudos por hora. Unida esta causa a los numerosos fragmentos angulares de que el cauce está sembrado, hacen muy duro y peligroso el trabajo de los remolcadores. Hoy he matado un Cóndor. Media ocho pies y medio (2.24m) de extremo a extremo de las alas y cuatro pies (1.12m) desde el pico a la cola. Sabido es que la habitación de este pájaro, geográficamente hablando, es muy extensa. En la costa occidental de la América del Sur, se le encuentra en las Cordilleras, desde el estrecho de Magallanes hasta los 8° de latitud Norte del Ecuador. En la costa de la Patagonia, su límite septentrional es el escarpado cantil que se encuentra cerca de la desembocadura del Río Negro. En este punto se ha separado el cóndor cerca de cuatrocientas millas (643,6km) de la gran línea central de la habitación en los Andes.

 

Charles Darwin,

Un naturalista en el Plata.

Base de campo
Suelta
Liberaciones
A partir de Diciembre de 2003, gracias a un esfuerzo internacional de conservación denominado “El Retorno del Cóndor al Mar” fue posible reintroducir la especie en su antigua área de distribución. Desde entonces, 51 ejemplares han sido liberados en Sierra Paileman, Dpto Valcheta, Provincia de Río Negro.
Suelta de plumas
Charla educativa
La supervivencia del Cóndor Andino está ligada a razones culturales. Si bien fue protegido y venerado durante miles de años por las comunidades originarias del Ande, a partir de la conquista de América se ha establecido una relación por completo opuesta con la especie, que la ha puesto en peligro.
El PCCA lleva a cabo programas de educación en las escuelas rurales y también de grandes ciudades, llegando a miles de estudiantes por año con un mensaje claro de conservación.
Uniendo la cordillera con el mar
Gracias a intensos trabajos de campo y sofisticados sistemas de seguimiento de radio telemetría y transmisión satelital, sabemos hoy que están ganando día a día mayor experiencia de vuelo, llegando a recorrer distancias mayores a 600 km desde su lugar de suelta, uniendo la cordillera con el mar, evidenciando con sus vuelos los lugares clave para la conservación de estas fabulosas aves en la costa de Patagonia.
Seguimiento a campo
Incubación y Cría en vida silvestre
Una vez que las aves liberadas fueron madurando, en noviembre de 2009, fue posible descubrir, al estudiar los vuelos satelitales de los cóndores liberados, la ubicación de los primeros nidos de cóndor en la costa atlántica, después de 170 años de extinción de la especie en la zona.
Ya son 10 los pichones nacidos en la costa del atlántico
Show More

Programa Conservación Cóndor Andino

  • Instagram Social Icon
  • Facebook Clean Grey